Jan Freixa es el ganador del II concurso ‘Diseña tu SEAT’, convocado por SEAT y la revista ‘Auto Bild’ para destacar propuestas de diseño que podrían inspirar el futuro modelo del SEAT Ibiza, con motivo del 30 aniversario de uno de los vehículos más populares en España. Jan Freixa, de 20 años, es un joven de Sant Cugat del Vallès que estudia el grado en Ingeniería de Diseño Industrial y Desarrollo del Producto en la Escuela de Ingeniería de Terrassa (EET) de la Universitat Politècnica de Catalunya · BarcelonaTech (UPC). Su propuesta ha sido seleccionada de entre las 230 presentadas a concurso, muchas de ellas realizadas por diseñadores profesionales.

Un jurado compuesto por el equipo de diseño de SEAT y por miembros de la redacción de Auto Bild concedido el primer premio del concurso ‘Diseña tu SEAT’ a Jan Freixa, estudiante del grado en Ingeniería de Diseño Industrial y Desarrollo del Producto en la Escuela de Ingeniería de Terrassa (EET) de la UPC. El galardón, que se entregará al estudiante en las próximas semanas, ha sido convocado por la compañía automovilística y la revista Auto Bild, para destacar propuestas de diseño del SEAT Ibiza, con motivo del 30 aniversario de uno de los vehículos más populares en España.

Elegante, deportivo y que no pasa de moda

El SEAT Ibiza que propone Jan Freixa para la que sería la quinta generación de este modelo es un coche deportivo, pero de líneas elegantes, que no pasan de moda. “Quería un modelo más barroco, que se alejar de la influencia del estilo alemán que está marcando el diseño de los coches de SEAT por el hecho de pertenecer al grupo Volkswagen”, explica Jan Freixa. Y añade: “Tenía que buscar unas líneas que perduraran en el tiempo y que fuera un diseño agradable a la vista, pero que tuviera un aire deportivo. Por eso aposté por formas rectangulares, evitando los ángulos curvilíneos, con un aire más masculino”.

Y es que el diseño que ha realizado este estudiante de la UPC propone, por ejemplo, un cambio radical en la denominada “línea de carácter”, que sería como la columna vertebral del vehículo y que, desde el punto de vista formal, viene a ser uno de los rasgos distintivos para determinar el aspecto de un modelo de automóvil. Freixa propone una novedad muy atrevida: cubrir con material plástico una parte de esta columna vertebral, lo cual, junto con otros elementos, aportan riqueza al conjunto. En las imágenes de perfil del coche de perfil, esta innovación “crea una área de luz que queda reflejada de forma poligonal, que aporta más agresividad y dinamismo al vehículo”.

Cambio en la calandria y el logotipo

Además, Jan Freixa ha cambiado la calandria, es decir, la parte frontal del coche, que es donde reside la identidad de la marca SEAT. La ha dotado de más profundidad, agujereando el polígono en el que se coloca el logotipo. De hecho, ha reinterpretado la marca y propone cambiarla con un tipo de letra más anguloso y hacerla más horizontal.

Para diseñar la parte posterior del vehículo, Freixa se ha inspirado en el SEAT Ibiza primigenio, recuperando la horizontalidad y la rectitud de ese modelo, con una ventana mucho más amplia y no tan baja como las de los modelos actuales. Por otra parte, con la intención de dar al coche un aspecto más deportivo, ha ampliado la distancia entre las luces de atrás. “He querido hacer más musculosa la parte posterior del coche, para dotarle de este aire más masculino”, afirma el estudiante.

En declaraciones a la revista Auto Bild, Alejandro Mesonero-Romanos, director de diseño de SEAT, reconoce que es una propuesta “muy profesional, con un coche prácticamente terminado. A partir del diseño de Jan se podría construir una maqueta, ya que su trabajo aporta toda la información necesaria”.

Diseñar, una necesidad vital

Para Jan Freixa diseñar es “algo más que una pasión, es una necesidad”. Nada más levantarse cada día, piensa en objetos, en “cómo los podría hacer más atractivos, y estoy todo el día dándole vueltas a ideas que me vienen a la cabeza”, explica. Así, poco a poco, “veo que me acerco más al diseño más artístico, más publicitario y que me alejo de la funcionalidad de los objetos”, afirma Freixa.

De hecho, el estudiante ha estado trabajando de manera intensiva, durante mes y medio, en su propuesta ganadora “pensando, diseñando, borrando, buscando información”, explica. “Tengo mucha suerte de poder tener esta necesidad por el diseño porque, a menudo, lo que cuesta en la vida es encontrar tu vocación. Me gustaría que este premio sirviera también para que otros jóvenes como yo se animen a estudiar Diseño Industrial y para que mis compañeros de la Escuela de Ingeniería de Terrassa se animen a presentar propuestas y emprender sus propios proyectos” reflexiona en voz alta.

Fuente de la noticia aquí

Share This