Cuestionarse el futuro del diseño industrial es como dudar si la Tierra gira alrededor del Sol. La cuota de mercado de un producto se ve influenciada en mayor medida en su diseño y en su comercialización. Y en esos procesos, ha sido necesaria la aportación de un diseñador industrial en sus múltiples facetas. ¿Quieres formar parte de ello?

Este será el futuro del diseño industrial

La cultura consumista en la que nos vemos inmersos obliga a tener una gran competitividad en los productos que se diseñan y comercializan. La adquisición de un producto ha dejado de ser si se necesita o no y ha pasado a ser como una moda, formando parte de nuestra identidad o, en la mayoría de los casos, a mejorar la experiencia de usuario.

Como consecuencia de todo esto, la necesidad en la realización de un buen diseño ha cobrado especial importancia para toda empresa que quiera mantener una buena cuota de mercado en su especialidad. El lanzamiento de un producto que mejore la experiencia, la calidad y el precio con respecto a otros existentes en el mercado, implica el éxito o el fracaso de una actividad comercial.

Ya no se trata de que un producto sea bonito o de que cumpla el propósito de su compra, como era hasta hace poco tiempo. En la actualidad, ese producto debe, además, mejorar una experiencia de usuario y, si es posible, incorporar cualquier añadido que sea comercialmente vendible. Y todo esto sirve tanto para un mueble, como para juguetes, colonias, anuncios, máquinas o programas informáticos.

Por ello, el futuro del diseño industrial está más que asegurado, ya que de sus profesionales dependerá en gran medida el éxito de cualquier proyecto empresarial.

Oportunidades laborales que vendrán de la mano del diseño industrial

Los diseñadores industriales actuales tienen un amplio abanico de posibilidades a la hora de ejercer su profesión. Su perfil creativo y técnico es muy valorado en el mercado laboral, pudiendo trabajar prácticamente en cualquier empresa que se dedique a la creación de un producto físico o en el ámbito informático.

Un graduado en diseño industrial es un perfil más que válido tanto para empresas públicas como privadas. En ambos sectores, se demandan muchos profesionales como técnicos en ingeniería de producción, ingenieros de diseño, ingenieros de sistemas de fabricación, técnicos de desarrollo de procesos o cualquier perfil técnico acreditado para el diseño de los objetos del futuro.

En el área de la investigación, tienen cabida en todo aquello que implique el estudio en la necesidad de los usuarios de todo tipo de productos, aplicando cambios en sus diseños y aumentando la competitividad dentro del mercado. Esta labor puede ser empleada en múltiples aplicaciones desde un dispositivo electrónico, un juguete o el ala de un avión.

Otro de los campos de actuación son las artes escénicas y gráficas, desempeñando puestos de responsabilidad en distintos sectores como la industria del cine, editoriales o agencias de publicidad. Y además, pueden aportar su experiencia y conocimientos en la docencia e investigación, tanto en universidades como en entidades privadas especializadas.

El futuro del diseño industrial está íntimamente ligado al consumismo. Hoy en día, todo se vende y todo se compra, y para ello, es necesario una estrategia previa de diseño y comercialización. Y para que todo este proceso sea competitivo, es necesario que exista la figura de un buen diseñador industrial cualificado para ello.

* Descuento válido para todas nuestras formaciones del 15/04/2021 al 30/4/2021